Todo lo que un bebé necesita para crecer sano y feliz

 

Ser padres no es una tarea sencilla, nadie se encuentra realmente preparado para serlo. Es una especie de habilidad que se va adquiriendo en el camino y que se pone en práctica a prueba de acierto y error.

Por suerte, existen algunas prácticas que puedes llevar a cabo para que tu bebé se desarrolle de manera óptima y crezca sano y feliz; éstas se han comprobado a lo largo de los años y con diversos estudios, a continuación te presentamos tres de las principales:

  1. Lactancia materna:

Para que tu bebé crezca sano y desarrolle un sistema inmunológico resistente, es importante que reciba lactancia materna. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), se recomienda alimentar al bebé únicamente con leche materna hasta los 6 meses de edad, después se aconseja intercalar con alimentos sólidos hasta que el bebé cumpla 2 años. Los beneficios de alimentar a tu bebé no solamente son físicos, sino también emocionales, pues se crea un lazo afectivo con la madre.

  1. Desarrollar relaciones afectivas:

Desde su nacimiento, el bebé es un ser sociable, pero dicha habilidad sólo es capaz de desarrollarse de manera adecuada si se establecen relaciones afectivas desde sus primeros años de vida. Sentir amor y protección es la base para construir una madurez emotiva y confianza básica para que el bebé pueda crecer feliz.

El apego que el bebé genera hacia las personas que lo rodean y los vínculos que construye con sus familiares más cercanos, influye significativamente en el desarrollo de sistemas conductuales, como el juego y la exploración, que son fuente de aprendizaje durante la primera etapa de su vida.

  1. Estimulación infantil:

Por último, una de las atenciones básicas para que tu bebé desarrolle al máximo sus habilidades, es la estimulación infantil.

 

Mantener una estimulación temprana en tu bebé le ayudará a que su cerebro genere más y mejores conexiones neuronales, las cuales transmiten información que el bebé recibe a través de sus sentidos y la envía al cerebro para adquirir un nuevo conocimiento.

 

Ofrecer una variedad de experiencias sensoriales: de movimientos, sabores, olores, de tacto, vista y audición, le permitirán a tu bebé desarrollar al máximo su potencial de inteligencia, pues genetistas especializados explican que sólo el 50% de las habilidades del conocimiento son heredadas, mientras que el otro 50% se adquiere a partir de las influencias físicas, sensoriales, sociales y educacionales a las que se expone el bebé durante sus primeros años de vida.

 

Con su metodología y modelo educativo inspirado en The Creative Curriculum para bebés de 3 meses a 3 años de edad, Rootland cubre las tres prácticas que mencionamos, ya que se adapta a las necesidades del bebé.

 

En primer lugar, Rootland ofrece un espacio de lactancia para que las mamás puedan seguir alimentando a sus hijos en el horario del que disponen. Así mismo, se cuenta con personal especializado con alta sensibilidad para ofrecer atención personalizada que ayude al bebé a sentirse en un ambiente emocionalmente seguro y a adquirir un sentido de pertenencia.

 

Respecto a la estimulación infantil, el programa de Rootland incorpora actividades de integración sensorial y sensomotoras, que ayudan al bebé a desarrollar al máximo sus habilidades cognitivas y físicas.

 

Conoce más acerca de nosotros y de los beneficios que te ofrecemos a ti y a tu bebé, no dudes en ponerte en contacto a través de nuestro correo electrónico

[email protected] o llamando al (55) 5662 7245.